Katerine Arenas
@katerine, hace 2 semanas..
Cover 2 5E7E7BFA55A81

El dramático suicidio de dos enfermeras en Italia


Una fotografía que revela el gesto de desesperación y tristeza de una enfermera que labora en uno de los principales hospitales de Bergamo, en Italia, pues en ese país el número de fallecidos por el coronavirus es de 2.978. Mientras que los contagios totales desde la detección del brote a finales de febrero ascendieron a 35.713.

“Nunca había visto tantas personas juntas morir ante mis ojos”, dijo la enfermera. La imagen fue capturada por el también enfermero y fotógrafo Paolo Miranda, quien en su cuenta de Instagram @paolomiranda86 publica a diario imágenes que recogen la realidad que enfrenta Italia ante el coronavirus. La mayoría de sus fotografías suelen ser en hospitales, pues Miranda es enfermero desde hace nueve años.

Testimonios de espanto: El dramático suicidio de dos enfermeras y la angustia por los médicos muertos

El número de personal sanitario afectado llega a 5700. En nombre de Daniela Trezzi de 34 años, enfermera en la terapia intensiva del hospital de Monza, templo del dolor y la angustia de los enfermos más graves por la infección del coronavirus, los miles de trabajadores de la Unión Sindical de Base (USB) hicieron huelga este miércoles para obligar a cerrar más fábricas cuyo funcionamiento hace peligrar la salud pública. Ella no se enteró porque hace algunos días la encontraron ahorcada en el mismo hospital. No daba más, estaba desquiciada por el estrés. Había quedado contagiada por el virus, temía haber contagiado a otros. Agotada por el trabajo, el espectáculo funesto de muerte y sufrimiento a su alrededor la llevaron al suicidio.

“Demasiado alto el precio que estamos pagando. Ya hubo otros suicidios”. Daniela vivía sola y queda una foto con la mascarilla, dos ojos bellos y vivaces. “No la olvidaremos nunca”, dicen sus compañeros.

Daniela, elevada a símbolo del sacrificio y la solidaridad porque vivía obsesivamente para salvar a los pacientes, eleva al martirio la muerte o el contagio de casi 5.700 médicos y personal sanitario en los hospitales donde se combate en primera línea el coronavirus. Son hasta este miércoles 29 los médicos que han perdido la vida. Los dos últimos son Rosario Lupo, de Bérgamo y Giuseppe Fasoli, médico jubilado que se había presentado voluntario en Brescia, donde la necesidad de profesionales es desesperante.

Los hospitales de la primera línea en la lucha contra la pestilencia son escenarios de luchas heroicas, pero también focos de nuevos brotes del corona virus. “Algo no funciona”, dijo el profesor Massimo Galli, primario de enfermedades infecciosas del hospital Sacco de Milán, uno de los expertos más escuchados.

Es sabido y aceptado que la epidemia iniciada el 21 de febrero partió del hospital Codogno de Lodi, la provincia sureña de la Lombardía. El virus se había infiltrado hacía dos semanas en la zona y los que fueron por problemas pulmonares al nosocomio infectaron a todos: médicos, enfermeros y a los otros pacientes.

Miedo y la culpa por haber contagiado a otras personas

La nota de la FNOPI empieza diciendo: "Lo que ha experimentado Daniela en el último periodo, aunque todavía no se conocen todos los motivos del suicidio, es la gota que ha colmado el vaso". Y es que esta joven enfermera estaba sufriendo un fuerte estrés ante una situación que ha desbordado a todos los profesionales sanitarios de Italia, desde hace días. "Los compañeros que han cerca de ella durante la cuarentena, aseguran que Daniela estaba experimentando un fuerte estrés por miedo de haber infectado a otras personas".

Desde la Federación Nacional de Órdenes de Profesiones de Enfermería recuerdan que el caso de Daniela no es el primero en Italia -hace una semana se produjo un hecho similar con una enfermera en Venecia- y advierte "aunque esperamos lo contrario, el riesgo de trabajar con estas condiciones estresantes y la escasez de personal, pensamos que este no será el último caso".

"Las enfermeras no dejamos nunca solo a nadie"

El comunicado de la FNOPI es muy duro y conmovedor, remarcando el hecho que "la condición y el estrés a los que están sometidos nuestros profesionales están bajo los ojos de todo el mundo, de eso y de lo que se habría podido hacer en tiempos insospechados y que ahora creemos que no sólo es lógicos y necesario, sino que sea indispensable hacerlo, volveremos a hablar cuando la emergencia se acabe". Y sigue señalando: "Ahora no es el momento, ahora sólo es el momento de llorar por aquellos que ya no lo han conseguido".

El mensaje de la federación destaca el valor de las enfermeras y enfermeros que llevan semanas luchando contra el Covid-19: "Cada uno de nosotros ha escogido esta profesión para los buenos y, desgraciadamente, también para los malos momentos: somos enfermeras", remarca. "Y todas las enfermeras, no dejan nunca a nadie solo, ni siquiera con el riesgo –y es evidente– de la propia vida".

La nota acaba diciendo: "Pero ahora ya es suficiente: no podemos dejar a las enfermeras solas".

Fuentes
Comentario
Comentarios